martes, 9 de septiembre de 2008

 

Magisterio

"Quizá nadie sabe lo que puede hacer de un joven un verdadero maestro...".

"La única manera de corresponder a semejantes maestros, puesto que es imposible con ellos mismos, es corresponderles con los discípulos que uno pueda llegar a tener".

José Gaos, Confesiones profesionales, México, Fondo de Cultura Económica, 1958.

Comments:
qué gran reflexión...,yo en particular lo aplicaría también a padres y educadores....tod@s llevamos dentro un discípul@ y un maestr@, y tu post me ha recordado en particular un poema de Gabriel Celaya...

EDUCAR…


Educar es lo mismo
que poner motor a una barca…
hay que medir, pesar, equilibrar…
… y poner todo en marcha.
Para eso,
uno tiene que llevar en el alma
un poco de marino…
un poco de pirata…
un poco de poeta…
y un kilo y medio de paciencia
concentrada.

Pero es consolador soñar
mientras uno trabaja,
que ese barco, ese niño
irá muy lejos por el agua.
Soñar que ese navío
llevará nuestra carga de palabras
hacia puertos distantes,
hacia islas lejanas.

Soñar que cuando un día
esté durmiendo nuestra propia barca,
en barcos nuevos seguirá
nuestra bandera
enarbolada.
(Gabriel Celaya)
 
Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?