jueves, 8 de febrero de 2007

 

El principio democrático

«[...] el hecho que se ha mostrado claramente a todos los pensadores es que el principio democrático es un error: que los dogmas de la Revolución, Libertad y Fraternidad, contienen una contradicción, una blasfemia en contra de la Naturaleza eterna [...] La libertad, llevada a sus últimas consecuencias, repugna. [...] La igualdad es necesaria llevarla al absurdo para comprender que es una idea sin base ninguna... Respecto a la fraternidad, es un sueño hermoso, pero irrealizable, al menos por ahora.

Consecuencia de estos tres dogmas es la Democracia, la santa, la intangible Democracia [...] que tiende al dominio de la masa, al absolutismo del número, y que ya no tiene tantos partidarios como antes entre los hombres libres que piensan sin prejuicios… El número no podrá nunca ser una razón; podría serlo si la masa estuviera educada; pero para educarla alguno tiene que ser el educador y ese educador tiene que estar alto para imponer una enseñanza que quizá la misma masa rehusaría. Hoy todos los que no tenemos intereses ni aspiraciones políticas estamos convencidos de que la democracia y el sufragio son absurdos, y que un gran número de ineptos no ha de pensar y resolver mejor que un corto número de inteligentes».

José Martínez Ruiz (Azorín), La voluntad, 1902.

Comments:
Yo siempre he pensado (y esperado utópicamente) que el actual sistema democrático será superado y sustituido algún día por una suerte de "Cosejo de Sabios".
 
Publicar un comentario en la entrada

Links to this post:

Crear un enlace



<< Home

This page is powered by Blogger. Isn't yours?